Conectarse

Recordar
Recuperar Contraseña

La Montaña y sus lados

Había una vez una niña que  nació en el lado oscuro de la montaña donde había nieve y mucho frío, ella vivía con sus hermanos. Un día decidió salir a caminar por un sendero difícil, muy complicado y llegó al lado claro de la montaña.

Ahí descubrió que existía el sol, supo de la nieve y del agua, supo de  los árboles, del verde, del amor, y se quedó ahí por mucho tiempo.

Pero cada cierto tiempo, volvía al lugar donde estaban sus hermanos. Ellos vivían siempre tapados por pieles grandes y pesadas y ella había aprendido, que en el lado claro de la montaña, se podía vivir incluso sin ropa.

Y cuando volvía, tomaba nuevamente las pieles, se cubría y comenzaba a decir lo tontos que eran ellos, lo absurdo que se veían, ¿cómo no se les ocurría viajar al lado claro de la montaña?

Nadie le creía, quién iba a creer que existía el verde, el agua y el sol y que se podía vivir sin las pieles!… era una niña torpe que no entendía nada.

Era necesario que ella no se cubriera con la misma piel, debía mostrar la oscuridad de su piel para que pudieran reconocer como el sol la había golpeado. Para que pudieran reconocer que de verdad había estado allá, que mientras se cubriera con la misma piel, iba a seguir siendo uno de ellos contando una historia falsa.

Pero sacándose la piel y reconociendo lo que eran los demás, reconociendo el valor que significa vivir en el lado oscuro de la montaña, reconociendo la fuerza que hay que tener para sobrevivir a eso, recién ahí sus hermanos iban a entender que existía la posibilidad de estar allá. Y quizás le preguntarían cómo era y quizás alguno, se atrevería a ir allá.

Todos aquellos que nacieron en el lado oscuro de la montaña saben vivir ahí y es mucho más duro que vivir en el lado claro de la montaña. Es mucho más valioso sostenerse con la piel, con el frío, con la falta de alimento y seguir ahí, pues hay muchos que han huido de la montaña.

Hay que tener fuerza para estar  en la montaña, ya sea en el lado claro o en el lado oscuro, ya sea con conocimiento del sol o sin el. Es difícil sostenerse en la montaña.

Preocúpate de aquel que tuvo la oportunidad de estar en el lado oscuro o en el lado claro de la montaña y prefirió huir porque era más fácil vivir en el valle.

"Hay que tener fuerza para estar en la montaña".